«En la búsqueda del Quetzal perdido» (Entrevista)

JPEG - 184.2 KB
De izquierda a la derecha: Thierry Aubin, Pablo Bolaños et Jérôme Sueur
Foto: Séverine Grsojean (Embajada de Francia)

1) ¿Pueden presentarse?

Jérôme Sueur: Soy profesor e investigador en el Museo Nacional de Historia Natural y trabajo en bioacústica o eco-acústica.

Thierry Aubin: Soy director de investigación en el Centro Nacional de Investigación científica (CNRS). Trabajo en la Universidad Paris-Sud y dirijo un equipo que se interesa en las comunicaciones acústicas animales.

Pablo Bolaños: Actualmente, realizo mi investigación doctoral en el Museo de Historia Natural de Paris y el CNRS bajo la supervisión de Jérôme Sueur y Thierry Aubin.

2) Su trabajo se centra en la diversidad, el mecanismo y la función del comportamiento del sonido. ¿De dónde viene este interés para el mundo del sonido animal?

JS: Creo que se trata de una frustración de no ser un músico. Siempre he tenido un interés en el sonido y una pasión por el comportamiento de los animales. Esto me llevó al estudio del comportamiento animal y ahora al estudio de la ecología a través de sonidos de los animales.

TA: Yo tenía un gran interés en el tratamiento de la señal de los animales. Mi formación es más bien biológica. La ornitología me interesó también. La unión de los dos es la fuente de mi interés en la comunicación acústica animal.

PB: Me acerco bastante a mis colegas con este interés por la música. Soy biólogo por lo que es interesante observar la interacción entre dos mundos. El análisis acústico de los animales permite entender el comportamiento de los animales, las relaciones y la ecología.

3) El estudio acústico animal es una disciplina innovadora en las ciencias?

JS: En el enfoque ecológico, sí. El enfoque ecológico tiene unos 4-5 años. Hay un enfoque histórico de la conducta animal pero desde los últimos años, tratamos de utilizar los sonidos, no para estudiar el comportamiento animal en sí, sino para tratar de ver las interacciones de las especies con su entorno y entre sí.

TA: La bioacústica es una ciencia joven. Se remonta a los años 1960-1970.

PB: Es una disciplina que cuyo desarrollo depende de los avances en la informática y los medios para la grabación de sonidos

4) ¿Cuáles han sido los desafíos?

TA: La revolución digital ha ayudado mucho. Nos ha permitido tratar más rápidamente a las señales, cambiarlas más fácilmente, es decir, examinar los animales con señales modificadas para tratar de entender cómo funciona su "lenguaje". En esta ciencia moderna, hay dificultades para reconocer automáticamente ciertas especies.

JS: Desde un punto de vista técnico, para la parte ecología, nos ayudó la llegada de robots, grabadoras automáticas, que vamos a utilizar durante nuestras investigaciones en Guatemala. Son captores que instalamos en el bosque. Van a grabar para nosotros. Esto es importante porque nos permiten tomar muestras de los ambientes, de observarlos sin estar presente y con regularidad. El reto es tratar con todos estos sonidos porque tenemos decenas de miles. Tenemos que encontrar soluciones para el procesamiento de la señal y salir la información ecológica que nos interesa.

PB: En cada país y sitio en particular hay desafíos diferentes, mi investigación es en Guatemala, sin embargo los avances en ecoacústica han sido mayores en otros países como en Francia. De esta manera tenemos que comunicarnos y trabajar en conjunto, entre científicos de países lejanos. Las técnicas funcionan de forma diferente según los bosques en donde se apliquen y tenemos que adaptarnos a las condiciones particulares de cada lugar.

5)¿Por qué estudiar en los ambientes tropicales es un reto?

PB: Hay que tomar en cuenta el acceso al terreno de estudio por el equipo que llevamos

TA: Hay dos dificultades principales en los bosques ecuatoriales. La primera dificultad es que los bosques ecuatoriales conservan el sonido. Es una propiedad física, con la humedad y las hojas grandes. Por otra parte, se trata de zonas con muchas especies. La biodiversidad es muy rica así que hay que separar los sonidos y signos que de vez en cuando hacen que la captación sea difícil.

JS: Las condiciones ambientales, la humedad, la lluvia realmente hacen difícil el estudio, ya que se puede dañar el equipo. Hay que adaptarse.

JPEG - 196.8 KB
Un quetzal
Foto: Dominic Sherony

6) Antes de abordar su visita a Guatemala, pueden decirnos por qué el quetzal fascina?

PB: Es el símbolo de los guatemaltecos. A nivel de la ornitología es unas de las aves más bonitas de toda América. Además, está en peligro. Es un ave difícil de observar lo que es un reto. Hay guatemaltecos que nunca han visto un quetzal y creen que es un mito.

TA: No lo conocemos. Estamos aquí para ayudar a detectar, rastrear sus movimientos, su modo de vida.

JS: Conocemos el quetzal por su importancia simbólica pero no lo hemos estudiado en la naturaleza. Antes de conocer a Pablo, no teníamos el proyecto de estudiar al quetzal.

7) El quetzal, pájaro símbolo de Guatemala ocupa un lugar importante. ¿Cuál es el propósito de su investigación?

PB: Es importante porque es un método que permite estudiar el quetzal sin tocarlo. El estudio tiene implicaciones culturales como la prohibición de enjaularlo. Hay bosques donde no se puede ir porque les comunidades no lo permiten. Entonces, escogimos lugares donde no hacen falta autorizaciones que son San Marcos y el volcán. Atitlan. Los dos lugares tienen un poco desarrollados el ecoturismo.
Durante las dos semanas de estudio, queremos definir el sonido del quetzal, describirlo. Hay algunas grabaciones pero no se sabe mucho. Queremos ver las diferencias entre las poblaciones del norte y las del sur. Sabemos que son subespecies pero estamos viendo si podrían ser especies diferentes. Queremos definir la población y sus relaciones con otros animales en el bosque. Lo interesante en esta época es que es el momento del cortejo entonces hay más actividad vocal.

8) ¿Cómo se realizó esta colaboración entre ustedes?

PB: Estaba interesado en bioacústica. Hace unos años, leí artículos de Jérôme y Thierry y empecé a preguntarles unas dudas que tenía. Después de mi maestría, quise realizar un doctorado pero necesitaba un tema. Pensé en el quetzal porque nunca ha habido estudio de sonido del quetzal.

TA: Este es un proceso inusual. Normalmente damos un sujeto al alumno. Aquí es todo lo contrario. Pablo vino con este proyecto y él nos preguntó si queríamos trabajar con él y compartir nuestros conocimientos para desarrollarlo.

9) ¿Podemos calificarles como "resistentes" acústicos que tratan de preservar y salvaguardar el patrimonio acústico?

JS: Una de las misiones del Museo Nacional de Historia Natural es conservar las muestras para tener una referencia de la biodiversidad pasada y presente. Hemos hecho un esfuerzo para desarrollar una biblioteca de sonidos de referencia internacional. De hecho, hay un interés para la conservación, el testimonio de un patrimonio natural que tratamos de mantener. Estos sonidos están amenazados por la destrucción de los bosques y la presión de la presencia humana mediante el ruido de origen humano. No somos activistas pero tenemos una sensibilidad. No ofrecemos soluciones ambientales, soluciones de ingeniería para luchar contra estos problemas. Nuestro trabajo es parte de la preservación del ambiente sonoro animal. Proporcionamos informaciones.
El tema de Pablo es el tema que va más lejos en el vínculo entre la acústica y la biología y la conservación. Por el momento, estábamos mucho más en la descripción. Allí, hay un contexto claro de protección de una especie en particular en un lugar específico.

TA: Habitualmente, me centro más en el comportamiento. Todas estas comunicaciones acústicas son muy importantes, en particular para las aves. Comprender cómo funciona esto, es también, tratar de entender cómo podemos preservar estos animales. Con los dispositivos que tenemos, podemos hacer una estimación de la densidad de la presencia de aves. Cada individuo tiene una firma vocal particular y las aves no son una excepción.

PB: El quetzal está en peligro pero pensamos que está más en peligro que lo que dicen los datos oficiales de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Creemos que si el estudio revela una diferencia de población entre la del norte y la del sur entonces se podrá considerar una revisión de categoría del quetzal en la lista.

Dernière modification : 01/02/2017

Haut de page