Lanzamiento de la iniciativa CREWS: sistemas de alerta precoz ante las catástrofes del clima

En los países pobres y vulnerables, los datos meteorológicos son a menudo poco fiables o completamente inexistentes.
CREWS es una iniciativa cuyo objetivo consiste en aumentar de manera significativa las capacidades de los sistemas de alerta integrados multirriesgo, con el fin de ampliar la prevención y la información sobre los riesgos de eventos hidrometeorológicos y climáticos peligrosos.
Su finalidad es proteger las vidas, los medios de subsistencia y los bienes en los países menos adelantados (PMA) y de los pequeños Estados insulares en desarrollo (PEID).
• Una multiplicación de fenómenos naturales extremos vinculada al cambio climático
• Sistemas de alerta precoz insuficientes para proteger a las personas y los bienes en los países vulnerables
• Una coalición de países y organizaciones especializadas en la meteorología y la prevención de riesgos
• El compromiso de los socios

Una multiplicación de los fenómenos naturales extremos vinculada al cambio climático

Entre 1970 y 2012, las sequías, inundaciones, tormentas, ciclones tropicales, tormentas súbitas y temperaturas extremas provocaron cerca de 2 millones de muertes y generaron pérdidas por 2.4 billones de dólares a escala mundial.
De acuerdo con el quinto informe del GIEC, la frecuencia y la amplitud de estos avatares climáticos sigue aumentando, lo que multiplica las amenazas sobre las vidas humanas y los medios de subsistencia, en particular en los países vulnerables.

Con motivo de la III Conferencia sobre la Reducción de Riesgos de Catástrofes, en Sendai, Japón, en marzo de 2015, las Naciones Unidas se comprometieron “a aumentar significativamente la disponibilidad y el acceso a sistemas de alerta precoz multirriesgo, a la información y a las evaluaciones sobre riesgos para las poblaciones, desde ahora y para antes de 2030”.

Sistemas de alerta precoz insuficientes para proteger a las personas y los bienes en los países vulnerables

Los países que han logrado implementar estos sistemas se han visto beneficiados con una disminución espectacular de la mortalidad debida a las catástrofes. Las capacidades de puesta en marcha de los sistemas de alerta precoces en diferentes países y regiones son hoy día muy dispares en los países menos adelantados (PMA) y los pequeños Estados insulares en desarrollo (PEID), que se caracterizan por tener dificultades para dar alertas críticas a las autoridades nacionales y locales así como a las poblaciones residentes.

Numerosos países vulnerables hacen hincapié en la necesidad de consolidar los sistemas de alerta mediante el fortalecimiento de sus servicios de previsión meteorológica combinado con el mejoramiento de sus planes y las operaciones urgentes, en caso de catástrofes. En su contribución nacional (CPDN), dichos países definen los sistemas de alerta precoz (SAP) como una prioridad.

En América Latina y en el Caribe, 16 de cada 21 CPDN hacen una prioridad de los SAP.

Una coalición de países y organizaciones especializados en la meteorología y la prevención de los riesgos

CREWS es el fruto de una colaboración entre la Organización Meteorológica Mundial, la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción de Riesgos de Catástrofes (UNISDR) y el Banco Mundial (GFDRR).

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) consolidará sus centros mundiales y regionales de fortalecimiento de capacidades y apoyará la coordinación así como la organización de la coherencia de las acciones emprendidas, con las iniciativas nacionales.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción de Riesgos de Catástrofes (UNISDR) velará por la coherencia de las políticas y por la conformidad con el plan de acción de las Naciones Unidas y los objetivos del Marco de Sendai.

El Banco Mundial (GFDRR) apoyará la identificación, la concepción y la puesta en marcha de apoyo de programas a gran escala en el plano nacional, así como la coordinación y la integración de estos programas con los centros regionales y mundiales.

La Agenda para Acciones Lima-París es una iniciativa conjunta de las presidencias peruana y francesa de la COP, de la Secretaría General de las Naciones Unidas y del Secretariado del CCNUCC. Su objetivo consiste en fortalecer la acción para el clima a lo largo del año 2015, y mucho tiempo después.

El objetivo de la iniciativa CREWS consiste en movilizar 100 millones de dólares con el fin de satisfacer las insuficiencias de financiamiento en los programas de cooperación bilateral y multilateral ya existentes. Un fondo fiduciario, que alberga el Banco Mundial, apoyará el desarrollo de las organizaciones e instituciones encargadas de la implementación y sus actividades.

Francia contribuirá con un monto de 10 millones de euros entre 2016 y 2017, al financiamiento del fondo fiduciario.

Dernière modification : 07/12/2016

Haut de page